viernes, 4 de agosto de 2017

¿Crees que la epidemia de ExPetr no va contigo? Piensa de nuevo

Recientemente, ha habido informes urgentes sobre ciberataques globales que revelan que muchas de las víctimas eran grandes empresas, pero eso no significa que los usuarios domésticos deban relajarse. Los problemas de las grandes empresas también nos afectan personalmente, y no solo porque WannaCry o ExPetr (o Petya y NotPetya) también puedan infectar tu computadora.
Es fácil olvidarlo, pero las grandes empresas se centran principalmente en la producción de bienes y servicios de los que dependemos. Ten en cuenta los tipos de empresas que nos afectan a todos directamente: fabricantes de alimentos, proveedores, transportistas, tiendas, transporte (desde los semáforos a webs que nos venden boletos de avión y, también, controladores aéreos, bancos.
Think the ExPetr epidemic doesn't concern you? Think again
Veamos un pequeño ejemplo: una persona quiere comprar una barra de chocolate, pero a la tienda no le quedan porque ExPetr ha cifrado la fábrica de chocolates.

O quizá la cadena de tiendas esté sufriendo un ataque por el virus y no se puede comprar nada porque las cajas registradoras no funcionan. Hay largas filas con multitud de personas quejándose y esperando que el problema se solucione pronto.

O puede que la empresa que transporta las barras de chocolate en grandes barcos también haya sido víctima de ExPetr, hecho que causaría problemas logísticos en diferentes puertos dando lugar a la suspensión del envío de estas.

Ahora, digamos que una persona se está desesperando y decide dejar el país para buscar este escurridizo dulce (o solo para ir de vacaciones). Pero se han cifrado los servidores del aeropuerto, por lo que todos los vuelos han sido cancelados. Los operadores turísticos también experimentan problemas y los problemas informáticos les han obligado a dejar de vender sus paquetes vacacionales.

A estas alturas, algunos querrán ahogar sus penas, pero ¡ups! No es una opción: el vodka, como el chocolate, ha sido cifrado por partida doble (primero la fábrica y luego la tien-da).
La moraleja de esta historia es que, aunque no hayan atacado tu computadora personal (porque la mayoría de víctimas son corporativas o industriales), la epidemia global de NotPetya te afecta. Puede que quieras comprar tu chocolate preferido en la tienda de la esquina, pero todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos ya que los nuevos envíos están pendientes porque un fabricante no protegió sus sistemas contra los virus. Por ejemplo.