sábado, 24 de junio de 2017

¿Por qué optar por la hiperconvergencia?

La hiperconvergencia está a la orden del día, pero, ¿qué ventajas ofrece frente a soluciones de infraestructura tradicionales? Según una encuesta de ActualTech Media, los principales beneficios de la hiperconvergencia para los responsables de TI son la reducción de costes, la facilidad de despliegue y la escalabilidad.


La explosión de la hiperconvergencia en el mercado en los últimos dos años hace preguntarse hasta qué punto podemos integrar lo que tradicionalmente hemos considerado como componentes independientes de TI. En este sentido, los sistemas hiperconvergentes integran computación virtual, almacenamiento compartido, recursos de red y una gestión central y integrada, todo ello en un solo dispositivo compacto y preconfigurado.

Pero, ¿cuáles son las principales ventajas que ofrece un sistema hiperconvergente frente a soluciones de infraestructura tradicionales? En una encuesta de ActualTech Media, los responsables de TI identificaron los principales beneficios de la hiperconvergencia. Pues bien, el 78% citaron la reducción de costes, el 51% la facilidad de despliegue y el 46% la escalabilidad. Los beneficios que un verdadero sistema hiperconvergente debería ser capaz de proveer a tu negocio se pueden resumir en tres:
Asequible. Un sistema hiperconvergente debe permitir reducir tu CAPEX, y si deseas aumentar la escala, debes ser capaz de hacerlo a un coste de inversión muy predecible. Por otra parte, una solución hiperconvergente debe poder combinarse fácilmente con tu infraestructura existente. Existe una percepción errónea en el mercado de que un sistema hiperconvergente es una pila de infraestructura especial y separada que es difícil de conectar con el resto del hardware de un centro de datos. La realidad es que un verdadero sistema hiperconvergente puede integrarse fácilmente en tu entorno existente, ya que, después de todo, los componentes -almacenamiento, computación, redes, software de virtualización, software de gestión- son comunes a ambos.
Potente. Busca una solución abierta basada en estándares que pueda adaptarse a cualquier hardware e hipervisor. Si observas las funcionalidades que tienes hoy en día, es probable que tengas procesos de computación para tus aplicaciones, un conjunto de servicios de datos para tu almacenamiento y probablemente esté virtualizado en una plataforma estándar. Puedes reunirlos en un entorno convergente sin pérdida de capacidad. Puedes satisfacer todos los requisitos de carga de trabajo de las aplicaciones y adaptarlo a las necesidades del negocio a medida que cambian. La solución también debe eliminar la complejidad, permitiendo gestionar todo el sistema a través de una interfaz de administración común.
Eficiente. En un entorno de TI tradicional, básicamente hay infraestructuras separadas para servidores, almacenamiento y red, cada una funcionando en una plataforma diferente y, a menudo, gestionada por equipos diferentes. Si un equipo quiere lanzar un nuevo proyecto tiene que chequearlo con los otros, lo que causa muchos de los retrasos en el despliegue de nuevas aplicaciones y servicios. La sencillez de una solución hiperconvergente y sus herramientas de gestión facilitan la comprensión del entorno, por lo que serás menos dependiente de talento especializado que puede ser difícil de conseguir. Podrás obtener grandes resultados con un equipo de TI más pequeño y más generalista.
Como partner de tecnología que trabaja para ofrecer soluciones que satisfagan las necesidades de todas las empresas, incluidas las pymes, Hewlett Packard Enterprise cuenta con una cartera de sistemas hiperconvergentes con procesadores Intel® Xeon®, formada por las soluciones HPE SimpliVity 380, HPE Hyper Converged 380, HPE Hyper Converged 250 para VMware y HPE Hyper Converged 250 para Microsoft Cloud Platform Systems Standard. Todas ellas están diseñadas para ayudar a tu negocio a modernizar el entorno de TI, y equiparlo para competir, innovar y crecer eficazmente.