lunes, 2 de enero de 2017

Reduce la complejidad de tus TI a través de la virtualización


Eliminar los silos de hardware y redimensionar tu infraestructura, son los principales beneficios que conlleva la virtualización, eso sin contar con la reducción de los presupuestos de TI, unos fondos que puedes destinar a otras áreas más rentables para tu negocio.


Ya hemos hablado largo y tendido de los beneficios de la virtualización para tu negocio, pero si hay un área en la que el uso de esta tecnología cobra un mayor sentido para las pequeñas y medianas empresas es lo que respecta a cómo está puede reducir la complejidad del hardware, aumentando la eficiencia operativa y facilitando su gestión. Como señala un artículo de The Pulse of IT, el resultado es una infraestructura de TI más asequible y más sencilla.
Eliminar los silos de TI
Una de las mayores fuentes de ineficiencia reside en los llamados ‘silos de TI’, sistemas de hardware que no se comunican con otros sistemas. Si bien el equipamiento de TI es compatible generalmente con versiones anteriores, el rápido ritmo de desarrollo provocará que surjan grupos de equipos funcionalmente aislados, aumentando el riesgo de fallos que pueden interrumpir el negocio. En este caso, la virtualización juega un papel crucial en la eliminación de los silos de hardware, con hosts de servidores agregados y agrupados para ejecutar imágenes de máquinas virtuales.
A medida que los silos de TI desaparecen, aumenta la facilidad de gestión. Puedes reemplazar elementos de infraestructura obsoletos o propietarios por componentes altamente reemplazables y replicables a través de la virtualización de servidores. Con ello conseguirás aumentar la fiabilidad de tus sistemas y disminuir el tiempo de inactividad.
Redimensionar tu infraestructura
Los beneficios de la virtualización del hardware no terminan con la eliminación de los silos de TI. La virtualización sólo representa el inicio de un redimensionamiento del entorno de TI, en el que las empresas tienen la capacidad para dimensionar correctamente sus entornos para satisfacer sus requisitos únicos.
El redimensionamiento permite reducir los costes operativos y contribuye a reducir la complejidad de las TI, lo que reduce considerablemente las oportunidades de errores de configuración y otros fallos evitables. Esto último es posible porque un entorno de infraestructura virtual estandar elimina la necesidad de tener conocimientos especializados sólo conocidos por miembros selectos del equipo de TI. Otro aspecto menos tangible de la virtualización es cómo permite que el equipo de TI reaccione más rápidamente a las demandas del negocio, permitiendo desplegar nuevas máquinas virtualesen menos de una hora.
Por último, el no tener que gestionar una mezcolanza de hardware significa que se puede gestionar de forma más fácil y eficaz. Además, cuando se utilizan servidores y sistemas de almacenamiento eficientes, en lugar de equipos heredados obsoletos, el hardware ocupará menos espacio y consumirá menos energía, lo que reducirá el gasto.