miércoles, 14 de diciembre de 2016

El teletrabajo, el futuro de las empresas

Mayor productividad, puntualidad y comunicación, los principales alicientes según un estudio

En muchos sentidos, el trabajo a distancia es un experimento que aún está en curso, ya que sólo ha sido plenamente aceptado por algunas empresas en la última década, mostrando un crecimiento saludable con un aumento del 80% entre 2005-2012. Pero ¿qué se necesita para administrar un equipo remoto con éxito?
Un estudio llevado a cabo por la Escuela de Administración y Dirección de Empresas del Instituto de Tecnología de Massachusetts, MIT Sloan, ha demostrado que "los equipos dispersos”, aquellos que desempeñan un trabajo común desde distintos espacios, ciudades e, incluso, países, presentan mejores resultados que están localizados en un mismo espacio," siempre y cuando trabajen bajo un sistema de colaboración bien definido.
Las ventajas del teletrabajo: productividad, puntualidad y comunicación
Aunque no es el único estudio que se ha realizado con motivo de la medición de la productividad de contar con empleados a distancia y trabajadores de oficina. Según una investigación llevada a cabo en 2009 por Cisco, que entrevistó a 2.000 empleados, "aproximadamente el 69% de los encuestados citó una mayor productividad cuando se trabaja a distancia, y el 75% señaló que la puntualidad de su trabajo había mejorado".
Aunque el aumento de la productividad es importante, hay un tercer aspecto que también mejoró, según los resultados de la encuesta: la comunicación. El 83% de los empleados manifestaron mejoras en su “capacidad para comunicarse y colaborar con los compañeros”.
Los inconvenientes del trabajo a distancia: sentido de la unidad y desincronización
No obstante, no todo son ventajas en el teletrabajo. La creación de lazos profundos a través de valores compartidos se hace una tarea ardua complicada cuando existe una gran distancia física entre los empleados. Además, los trabajadores remotos tienen una forma asincrónica de trabajary pueden verse, con mayor frecuencia, distraídos por cuestiones externasque los equipos de oficina.
Es por ello que el sistema comunicación es uno de los aspectos en los que hay que trabajar e incidir. El resultado es un equipo con menos distracciones y habilidades de comunicación escrita mejoradas para cuando las cosas necesitan ser discutidas y, en este último aspecto, es donde interviene la tecnología. Ahora es más fácil que nunca crear un sistema de mensajeríaque no quede reducido a una bandeja de entrada llena de e-mails, gracias a una serie de herramientas que recoge un artículo publicado en INC, el cual aboga además por crear un plan de mensajes jerárquico para evitar esos embudos que a veces se crean.
Las reuniones en persona todavía importan
Por otro lado, no hay que olvidar la importancia del contacto humano. Es especialmente importante hacer que los equipos se reúnan regularmente para incidir en ese sentido de pertenencia, de colaboración y unidad. También para reforzar los lazos entre la compañía y sus empleados y, por último, para identificar y revertir aquellos casos que muestren signos de desmotivación o desorganización.
Finalmente, un aspecto que hay que trabajar y que afecta directamente a las empresas que vayan a trabajar con este tipo de equipos, es la confianza. A menudo, las compañías tratan de estar tan encima de estos trabajadores que, en su afán de control, acaban estresando o desmotivando a los mismo. Esto además de ser contraproducente, ya que anula las ventajas de esta nueva forma de trabajo, implica no estar trabajando bajo el enfoque del trabajo a distancia, sino bajo la perspectiva tradicional –y poco efectiva, según varios estudios, incluso cuando ésta se aplica a espacios de trabajo cerrados de oficina- de Micromanagement.