miércoles, 30 de noviembre de 2016

Seguridad debe ser aliada del teletrabajo

La transformación digital que vive el mundo ha hecho que la oficina no sea siempre el lugar desde el cual se conectan los colaboradores de una empresa para trabajar. Otros escenarios, como el hogar o los hoteles, son también espacios laborales.
Es por ello que el tema de la ciberseguridad debe ser tomado muy en serio por las compañías, que brindan a sus empleados la posibilidad de trabajar de forma remota.
¿Qué alternativas existen? Según Rodolfo Castro, gerente de Ingeniería para Centroamérica de la empresa Fortinet, entre las opciones destacan la encriptación (codificación de datos que pueden ser desbloqueados por personas que tienen una clave especial) en las comunicaciones.
Además, están los access points remotos, que tienen el aspecto de un adaptador de corriente y que sirven para “permitir que aquellas redes inalámbricas que tienen en la empresa, le aparezcan de la misma manera al usuario en un punto remoto, ya sea en su casa o en un hotel”, explicó Castro.
Un ejemplo de lo anterior sería que si el gerente se conecta en la compañía, en una red inalámbrica llamada “Wifi Gerentes”, que esa misma red sea la que aparezca al trabajar de forma remota.
El software de seguridad que puede ser instalado en las máquinas de los empleados es un complemento para la protección de los sensibles datos con los que ellos trabajan a diario.
A esto se unen otras medidas como los dobles factores de autentificación, con el fin de asegurarse de que el acceso a los datos sea para las personas indicadas.
Los dobles factores de autentificación existen no solo para resguardar la información en las empresas, en plataformas de uso común como Gmail de Google; también ofrecen esta alternativa a sus usuarios.
¿Cómo funcionan? Consisten en introducir no solo una contraseña para ingresar al correo, sino también la recepción de un código en el teléfono. Así, en caso de que la contraseña de la persona sea robada, el ciberdelincuente no podría iniciar sesión, pues le haría falta ese código.
Según Castro, las principales reservas que manejan las empresas en cuanto a la ciberseguridad y el trabajo desde la casa vienen por parte de los tomadores de decisiones; no de los empleados.
La adopción del teletrabajo depende del sector en el que se encuentran las empresas o las instituciones. “Si es gobierno, se están viendo obligados por ley a descentralizar un poco los servicios, para cumplir con una normativa”, aseguró Castro.
En mayo del 2016, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) contabilizaba unos 800 empleados públicos realizando sus labores desde el hogar.
Entre tanto, en lo privado, el experto de Fortinet reconoció que tienen clientes del sector financiero que han optado por ofrecer condiciones de teletrabajo a vendedores de tarjetas, o empresas en que sus gerentes tienen que estar viajando de manera constante.
“La tendencia de mercado es laborar desde el hogar. Estamos tratando que no se olviden de la ciberseguridad, pues sin esta, veremos otro tipo de problemas: fugas de información, inestabilidad de los servicios, problemas en la plataforma”, comentó Castro, de Fortinet.
Cuando se habla de la seguridad, las alternativas no solo están pensadas para las computadoras de colaboradores, sino también para otros tipos de dispositivos que la fuerza laboral ha ido incorporando en su día a día, entre ellos los teléfonos inteligentes y las tabletas. El propósito es “tener la capacidad de extender los servicios que yo le entrego a la persona en su cubículo o ambiente de trabajo, para que la empresa esté tranquila de que sus datos están resguardados y el empleado se sienta motivado de que tiene más tiempo con su familia y no pierde dos horas al día en embotellamientos”, dijo Castro.