domingo, 30 de octubre de 2016

Las actualizaciones de software son críticas, automatízalas

Puede ser tentador ignorar las actualizaciones de software. Todo parece funcionar bien. A veces los programas se comportan de forma peculiar o se cierran inesperadamente. ¡Y tienes cosas más importantes que hacer! Los usuarios de Kaspersky Internet Security y de Kaspersky Total Securitydesde ahora pueden relajarse y dejar que el software se ocupe de las actualizaciones (de forma segura).

¿Actualizar o no actualizar?

¿Por qué debemos actualizar nuestro software? Bueno, lo primero que debemos entender es que hay diferentes tipos de actualizaciones. Algunas añaden nuevas características o mejoran las ya existentes. Otras hacen que tu software sea compatible con otros programas, con protocolos diferentes, sistemas operativos nuevos o actualizados, y demás. Con una mayor compatibilidad, se producen menos errores y bloqueos. Y, finalmente, hay actualizaciones de seguridad: parchean vulnerabilidades y errores críticos en tus programas.
Así que, cuando instalas las actualizaciones disponibles, tu sistema y tus programas deberían ser más seguros, estables y utilizables. (Es cierto que a veces las actualizaciones parchean un problema y, simultáneamente, crean otro, pero esa es otra historia).

¿En serio es tan importante?

Cuando todo funciona bien y estás contento con las características que tienes, es muy fácil olvidar las actualizaciones del sistema y de los programas. Pero es una mala idea, pues todavía debe preocuparte la tercera razón principal para actualizar: la seguridad.
Ten en cuenta que los exploits usan vulnerabilidades de software para acceder en silencio a privilegios y causar estragos en el sistema. Por ejemplo, pueden descargar e instalar otros tipos de malware (como un troyano) para robar dinero o software espía que permite al delincuente espiar a la victima mediante la webcam.
El año pasado, el kit de exploit Angler utilizaba vulnerabilidades de Java, Flash y de otras muchas extensiones del navegador para infectar masivamente el PC de la víctima con ransomware (el cual ha ayudado a los delincuentes a ganar unos 30 millones de dólares).
Normalmente, las infecciones llegan a la computadora de un usuario mediante algún engaño (las víctimas descargan e instalan malware pensando que es algo seguro). Aun así, los que tienen navegadores desactualizados (como el antiguo Internet Explorer) pueden infectarse al abrir una página web infectada o hackeada. El software antiguo permite a los delincuentes acceder al ordenador fácilmente.
Se descubren nuevas vulnerabilidades todo el tiempo. Si llevas tiempo sin actualizar tu software, los delincuentes probablemente conozcan miles de formas de hackearlo. Los desarrolladores parchan estas vulnerabilidades con actualizaciones (pero si no las instalas, tu sistema seguirá siendo vulnerable).

¿Qué deberías actualizar primero?

Las actualizaciones más prioritarias son las del sistema. Windows 10 las instala automáticamente por defecto, pero comprueba tu sistema para confirmar si tu versión está configurada para actualizar automáticamente o, al menos, notificarte de nuevas actualizaciones disponibles. Luego, actualiza lo antes posible:
Asegúrate de que solo descargas todas las actualizaciones desde la página web oficial del desarrollador, en caso contrario corres el riesgo de caer en algunos de los trucos que hemos mencionado (descargar </>malware en lugar de la actualización que necesitas).

Tengo muchas cosas en mente. ¿Se puede automatizar todo?

¡Instalar actualizaciones puede dar dolor de cabeza! Si no quieres usar parte de tu tiempo para hacerlo, puedes usar un software especial que analizará tu sistema e Internet en busca de actualizaciones. Los usuarios de Kaspersky Internet Security y de Kaspersky Total Security pueden usar nuestra nueva característica, Actualizador de software.
Este módulo está desactivado por defecto. Pero, si quieres, puedes usarlo para permitir que nuestra solución descargue actualizaciones de las páginas web de los desarrolladores para su posterior instalación. Este módulo funciona en silencio y causa un impacto mínimo en el rendimiento. También puedes crear una lista personalizada de software que no quieres que se actualice (por si, por ejemplo, prefieres una versión anterior por alguna razón).