jueves, 1 de septiembre de 2016

La Nube como plataforma para mejorar la educación

La tecnología es una herramienta muy poderosa. El desarrollo de los países, muchas veces se ve condicionado al nivel de acceso tecnológico que tienen, más allá de si son productores de materias primas o son encargados de manufacturarlas. En ese sentido, es el uso correcto de la tecnología el que permite avanzar hacia niveles de desarrollo mayores o, al menos, cimentar el camino para que quienes vienen más adelante, puedan disfrutar en mayor medida de los beneficios que pueden aportar estas herramientas. 

Por ejemplo, las iniciativas de desarrollo tecnológico que ha llevado adelante el Estado, en materia de Educación, con programas como “Me Conecto para Aprender”, “Yo Puedo Programar”, “Mi Primer PC”, entre otras, en donde los privados hemos tenido el privilegio de participar, poniendo nuestros servicios, softwares y conocimientos, son un buen acercamiento para el crecimiento del país. 

Es precisamente en las salas de clases en donde el impacto de la tecnología puede generar frutos cuantitativos y cualitativos. Esta es una de las premisas que llevaron a Lab4U, una Startup nacional que creó una plataforma móvil, en donde los estudiantes de colegios puedan aprender diferentes áreas de las ciencias, utilizando un smartphone como laboratorio. Actualmente, el tener laboratorios en los colegios de recursos limitados, complejiza la enseñanza de materias como la física, la química y la biología. La aplicación creada por Lab4U, aprovechó que en los teléfonos inteligentes se pueden encontrar una serie de aplicaciones, sensores y otras herramientas, que les ayudan a los alumnos a experimentar a través de ellos y de esta forma, acercarse a los estudios de una forma más directa de relacionamiento, con clases más prácticas y entretenidas. Hoy tener un laboratorio de bolsillo es una realidad y todo gracias a la innovación tecnológica.

Pero la tecnología en la educación no sólo sirve para la enseñanza de los alumnos. Sirve también para conocer su entorno, costumbres y otro tipo de información que no siempre se aprende en las salas de clases. El Centro de Investigación Avanzada de Educación de la Universidad de Chile ( CIAE), realizó un estudio a través de Biga Data y Machine Learning, que analizó los trayectos de escolares hacia sus centros de estudio. Descubrieron con ello que los niños y jóvenes, pierden una gran cantidad de tiempo en el traslado, pues generalmente, los colegios preferidos por ellos, están a distancias considerables, en una ciudad como Santiago, que además tiene serios problemas de flujo vehicular.

Estos colegios, generalmente, son instituciones de gran prestigio, como el Instituto Nacional o Carmela Carvajal, en donde sus estudiantes tienen un nivel de exigencia mayor al de los colegios que están cerca de sus hogares y por ello, deben trasladarse a otros puntos de Santiago.
¿De qué sirve la información que pudieron obtener? Con los datos que arrojó el estudio, el CIAE señala que se pueden desarrollar políticas públicas que tiendan a corregir esta realidad, mejorándola, por supuesto, y que también apunten a fortalecer la educación local y combatir la deserción escolar.

Esta investigación obtuvo el primer lugar en el concurso “Nuevos Debates: datos para el desarrollo”, organizado por el Laboratorio de Ideas del Banco Interamericano del Desarrollo a través de GobAPP ( www.yogobierno.org ) y fue financiado por CONICYT, el Ministerio de Educación y apoyado por Microsoft, a través del programa Azure for Research.

Ambas iniciativas, tienen en común que el uso de la tecnología les permite aportar desde sus esferas al desarrollo de la educación del país y también que ambas son implementadas en la nube Azure, en donde el ahorro de costos por el uso de las aplicaciones de Lab4U o la información que aportó el estudio del CIAE, es realmente significativo para el Estado. De esta forma, se pueden generar instancias que permitan mejorar las políticas públicas en educación y aprovechar de mejor manera los recursos y que éstos vayan en directo beneficio de los estudiantes.