jueves, 1 de septiembre de 2016

¿Dónde guardar los datos de mi empresa?

La actual tendencia de las empresas de migrar del modelo tradicional de infraestructuras 'in-house' hacia un modelo 'cloud' no hará sino acrecentarse durante los próximos años.
datos binarios

Según un informe de la consultora IDC en 2018 más del 80% de las grandes empresas utilizará entornos de cloud híbrida. Por su parte, la quinta edición del Cisco Global Cloud Index prevé que el tráfico cloud global se multiplique por cuatro en los próximos años.
Esta realidad refleja que la actual tendencia de las empresas de migrar del modelo tradicional de infraestructuras in-house hacia un modelo cloud no hará sino acrecentarse durante los próximos años. De hecho, según el estudio de IDC, el presupuesto de IT destinado a modelos tradicionales de alojamiento de datos pasará del 57% actual al 43% en los próximos dos años en favor de los modelos en la nube, que subirán del 43% actual al 57%.
Ante este nuevo paradigma tecnológico, son muchas las empresas que se están preguntando dónde alojar sus datos y cómo iniciar el viaje hacia la nube de la mejor manera. Todas las alternativas disponibles de alojamiento de datos cuentan con ventajas y desventajas, especialmente en un entorno cambiante como el de hoy, pero algunas permitirán adaptarse con mayor agilidad a los cambios tecnológicos de mañana.
Durante años, los data center in-house han supuesto una alternativa robusta para las empresas, con algunos pros en cuanto a seguridad, pero con desventajas económicas por la inversión de capital que requieren y los costos de mantenimiento que implican. Por otra parte, la tecnología Cloud introdujo el modelo de pago por uso, que ha supuesto un ahorro importante en el presupuesto de IT, y ha hecho posible a las empresas crecer sin preocuparse por una infraestructura física. La nube ha mejorado la accesibilidad y disponibilidad de los datos, permitiendo acceder a la información de tu empresa desde cualquier momento, lugar y dispositivo. Por último, la externalización mediante proveedores de Data Center Neutral ha ofrecido a las empresas un servicio especializado y la capacidad de convertir la inversión de capital en infraestructuras IT (CAPEX) en gastos operativos (OPEX). Además, los avances en cuanto a conectividad e interconexión han convertido a los Data Center Neutrales en un paso sólido en el proceso de migración a la nube.
Si estamos pensando en migrar datos a la nube, lo más conveniente es empezar de forma progresiva, un proceso que el Data Center Neutral puede facilitar. Una solución híbrida, por su parte, ofrece la posibilidad a las empresas de mantener parte de sus datos en un entorno privado y otra en uno público, pero exige contar con expertos en ambas plataformas.
En cualquiera de estos casos, será necesario realizar un exhaustivo análisis para decidir qué uso se le quiere dar a los datos en el futuro y cuál es su nivel de criticidad, para así dilucidar el tipo de solución tecnológica que necesitan. Elegir entre cualquiera de estas opciones dependerá de la estrategia de cada compañía y de la fase en la que se encuentren en su proceso de transformación tecnológica. Lo que no hay que perder de vista es el objetivo que persiga la compañía, y cómo la plataforma IT y el proveedor que elijamos nos va a ayudar a conseguirlo.