domingo, 10 de julio de 2016

QUÉ TIENES QUE SABER SOBRE EL ALMACENAMIENTO EN LA NUBE

El “almacenamiento en la nube” es uno de esos términos tecnológicos que se ha puesto de moda recientemente, lo que significa que mucha gente lo utiliza, pero no puede definir claramente lo que significa. ¿Qué es la nube? ¿Cómo se utiliza? ¿Cómo puede beneficiar tu empresa?
Si utilizas cualquier tipo de red social o disco duro online, es muy posible que ya estés utilizando la nube y no te des cuenta. En esta guía para principiantes, te explicamos los conceptos más básicos de esta nueva tecnología.

¿Qué es la nube exactamente? – Definiciones básicas

Lo primero que debes entender sobre el almacenamiento en la nube es que no es una unidad física. Se trata de una red de servidores, cada uno de los cuales tiene una función distinta. Algunos utilizan alguna fuente computadora para cargar aplicaciones o “proporcionar un servicio”.
Por ejemplo, Adobe recientemente movió sus servicios creativos a la nube. Ya no puedes comprar la Creative Suite (que incluía programas como Photoshop, InDesign, etc.) en una caja recopilatoria o cofre. En lugar de eso, debes pagar una subscripción mensual para utilizar cada servicio individual. Es por eso que tenemos, por ejemplo, el “Adove Creative Cloud”.
Otros servicios de la red son responsables de almacenar datos. Por ejemplo, cuando tomas una fotografía con tu Smartphone, se almacena en la memoria interna del disco duro de tu teléfono. En cambio, cuando subes las fotografías a Instagram, por ejemplo, estás subiéndolas al almacenamiento en la nube.
En conclusión, la nube es una red de servidores. Algunos proporcionan un servicio online, como el Adobe Creative Cloud, y otros te permiten almacenar y acceder a los datos que subes, como Instagram o Dropbox.
Lo más probable es que utilices la nube diariamente. Des de Google Drive, SkyDrive e iCloud, hasta Evernote, cada vez que quieras almacenar información sin utilizar todo el almacenamiento interno de tu teléfono, estarás utilizando el almacenamiento en la nube gratis (aquí más información disponible).

¿Qué beneficios tiene trabajar des de la nube?

La decisión empresarial de trabajar des de la nube acostumbra a estar motivada por razones financieras. Las empresas acostumbraban a tener que comprar su propio equipo de hardware, el valor del cual se depreciaba con el tiempo. Pero ahora, con la nube, las compañías solo tienen que pagar por su uso – a pequeña o gran escala – además de no tener la responsabilidad de actualizar el “hardware”.
Esa es la razón por la que el almacenamiento en la nube es tan importante. No solo te deja subir fotografías a las redes sociales – más o menos importante según tu estilo de vida, supongo – sino que además ayuda a compañías ahorrar miles de euros al año.
En un artículo sobre los beneficios de computación en nube, SalesForce escribió que, “en el pasado, la gente cargaba aplicaciones o programas de software descargado en un ordenador o servidor físico situado en su edificio”. Ahora, “la computación en nube permite a la gente de acceder al mismo tipo de aplicaciones a través de Internet”.
Trabajar con el almacenamiento en la nube permite a tu compañía de ser ágil, eficiente y económicamente efectiva. Si tu compañía necesita acceder a más recursos rápidamente, puede hacerlo a través de la nube. Contrariamente, si necesita reducir o recortar en recursos, puede hacerlo igual de rápidamente. Es gracias a esta escalabilidad que la elasticidad de la nube llega a compararse con una goma elástica.
cloud

La historia de la nube brevemente

Puede que la nube parezca una tecnología de lo más reciente. En realidad, por eso, su historia se remonta hasta los años 50. Durante los 1950s, un servidor o una computadora central (es decir, lo que evolucionó para crear los ordenadores actuales) era tan grande que ocupaba una habitación entera.
Porque los servidores eran tan caros, las organizaciones no podían permitirse comprar uno para cada usuario – algo que sería también espacialmente imposible. Para solucionar el problema, desarrollaron métodos de intercambio de datos o multipropiedad, los cuales permitían a los usuarios de compartir y acceder a los datos y al tiempo CPU. Es esta idea de multipropiedad la que constituye la base de computación de almacenamiento en la nube.
Internet no configuró el suficiente ancho de banda para proporcionar servicios de computación en la nube para los usuarios individuales hasta los años 90. SalesForce fue la primera página a proporcionar aplicaciones y software a través de internet en 1999.
Amazon lanzó su plataforma de computación y almacenamiento en la nube oficialmente en 2006, y la llamó Amazon Web Services (AWS o Servicios Web de Amazon). AWS proporciona servicios online a las páginas web o aplicaciones diseñadas para ser utilizadas a través de los servidores de los clientes.
Lo más probable es que utilices o tengas contacto con AWS a diario. Las páginas de redes sociales como Instagram y Pinterest utilizan AWS para el hospedaje y tráfico de datos. De hecho, AWS impulsa cientos de miles de proyectos y compañías en más de 190 países a escala mundial.

¿Qué tamaño tiene la nube?

Nadie sabe exactamente cuánto espacio puede ser proporcionado por servicios basados en computación de nube como Google, Amazon o Facebook. Aun así, hay estudios e infografías que aseguran que el almacenamiento en la nube puede llegar a almacenar 1 exabyte.

¿Qué tamaño tiene un exabyte?

Un exabyte de memoria puede almacenar la misma cantidad de datos que 4,2 millones de discos duros de Macbook Pro. Eso es mucho espacio de almacenamiento. Se usa incluso para hacer backups de aplicaciones que conoces.

¿Es seguro el almacenamiento en la nube gratis?

La nube es genial para almacenar información que no sea delicada o clasificada, como listas de tareas o plataformas como Evernote. No es sorprendente que la idea de almacenar información personal en algún sitio remoto de la nube pueda incomodar a muchos usuarios.
Algunas compañías, como Google, están respondiendo a tal preocupación como es debido. Recientemente, Google ha anunciado que sus datos serán automáticamente encriptados para los usuarios que paguen por su sistema de almacenamiento de la nube.
Si quieres utilizar la nube gratuitamente, o simplemente reducir tu uso, hay maneras con las que puedes separar tu uso personal de ciertas aplicaciones del de la nube, e incluso evitar el rastreo.