sábado, 14 de mayo de 2016

Cómo gestionar la virtualización y la seguridad

Datos seguridad

La administración de la seguridad y la virtualización son dos tareas que, aunque exigen habilidades muy diferentes, están convergiendo cada vez más en muchas implementaciones de nubes privadas. La automatización se alza como la solución para gestionar ambos roles.

La aplicación de la administración y la seguridad en el manejo y protección de implementaciones de nube privada a gran escala puede ser difícil, y más teniendo en cuenta que la gestión de la virtualización y la gestión de la seguridad implican habilidades distintas.

Mientras que la gestión de la virtualización tiene que ver con la arquitectura, diseño y despliegue de la infraestructura virtualizada, incluyendo la gestión del hipervisor y la configuración y puesta a punto de las máquinas virtuales, la gestión de la seguridad implica la comprensión del control de acceso al sistema y aspectos de seguridad de los sistemas críticos en un entorno virtualizado, incluyendo la protección, detección y respuesta a las vulnerabilidades de seguridad y amenazas. El reto para muchas organizaciones consiste en hacer ambas tareas a la vez.
Los roles de gestión de la seguridad y la virtualización están convergiendo cada vez más en muchas implementaciones de nubes privadas. Por desgracia para algunos administradores de virtualización, la gestión de la seguridad no es su fuerte. Y, del mismo modo, algunos administradores de seguridad no tienen conocimientos profundos en virtualización. Incluso para aquellos dotados lo suficiente para ser competentes en ambos papeles, es difícil hacer ambas tareas.
Teniendo en cuenta las competencias y los desafíos relacionados con la gestión de la seguridad y la virtualización, las organizaciones están tratando de encontrar la manera tener más éxito en el manejo de ambos roles en su propia organización. Pues bien, la solución sería la automatización. En este sentido, el antivirus McAfee Management for Optimized Virtual Environments (MOVE) desplegado junto con VMware NSX ayuda a salvar la brecha entre la gestión de la virtualización y la gestión de la seguridad.