viernes, 25 de marzo de 2016

Microsoft perseguirá la piratería en Windows 7 y Office 2013

Microsoft perseguirá la piratería en Windows 7 y Office 2013

Microsoft parece estar decidida a acabar con uno de los grandes problemas de pirateríaque actualmente sufre en anteriores versiones de su sistema operativo, así como en su suite ofimática, según un informe publicado por Computerworld.
Este medio asegura que los de Redmond están decididos a perseguir la piratería en Windows 7 y Office 2013, en concreto la relacionada con el supuesto robo de unas claves de activación internas de la compañía, que habrían sido utilizadas para realizar cientos de activaciones fraudulentas en los productos citados.
Para lograrlo, Microsoft ha solicitado permiso a la corte federal para identificar a quienes están detrás de este robo, haciendo uso de la localización por IP desde la que aseguran llevan años realizando estas prácticas.
El pasado 4 de marzo, en la corte federal de Seattle, representantes de la compañía declararon: "Durante un periodo de tiempo incierto, aunque al menos durante los tres últimos años, la dirección de IP infractora ha sido utilizada para activar cientos de productos de Microsoft con estas claves. A pesar de los esfuerzos realizados, incluyendo diversas técnicas de investigación, Microsoft no ha sido capaz de averiguar su identidad. Por ahora, la mejor información que poseemos es la dirección IP infractora, así como la fecha y las horas en las que se realizaron las activaciones de diversos productos."
Por tanto, de obtener el permiso apropiado, la compañía podría identificar a los que están detrás de este robo y de esta práctica ilegal, por la que se habrían activado cientos o miles de productos durante los últimos años.
Las versiones anteriores de Windows, como Windows 7, utilizaban una clave alfanumérica de 25 caracteres para desbloquear una licencia en un único dispositivo, excepto casos aislados. El problema es que, estas claves que pertenecían a la reserva interna de Microsoft, han sido utilizadas muchas más veces de las permitidas legalmente, e incluso en otros países para los que no estaban autorizadas.
Siendo consciente de esta situación, los de Redmond introdujeron un nuevo método de autorización de licencias con Windows 10, gracias a los "derechos digitales", lo que significa que el estado de activación de un dispositivo ahora se almacena en los servidores de la compañía.
Es por este mismo motivo por lo que si decides formatear un ordenador que previamente tuviese una versión de Windows 10 activa, al iniciar sesión se volverá a activar solo sin tener que hacer nada más, ya que con la información de sus servidores se comprobará que efectivamente ese equipo ya fue autorizado.
Aunque Windows 10 continúa creciendo a un excelente ritmo, estando ya presente en el 13% de los equipos de todo el mundo, y en el 35% de los ordenadores utilizados por los usuarios de Steam, está claro que la compañía está decidida a cortar de raíz las prácticas de este tipo, por las que además diversas personas podrían haberse estado lucrando a costa de licencias ajenas.