lunes, 9 de noviembre de 2015

El riesgo de no mejorar la experiencia del usuario corporativo

¿A quién le importa la experiencia del usuario? Si nunca lo pensaste quizás es el momento de analizar algunas cuestiones y entender que hoy debería ser una prioridad para el departamento de TI de cualquier organización.
En el mundo del consumidor es muy visible que garantizar la mejor experiencia de uso es relevante.  De hecho, me atrevería a decir que esa búsqueda es lo que hace que evolucionen los dispositivos, las aplicaciones e incluso que surjan nuevos servicios o modelos de negocios (Uber o Spotify, por ejemplo) pensados en simplificar procesos de nuestra vida cotidiana. Y en definitiva, esa buena experiencia es lo que hace que el usuario elija determinada aplicación, dispositivo o servicio en detrimento de otros.
En el mundo corporativo el usuario demanda cada vez más una mejor experiencia de trabajo. Y lo hacen porque saben que es posible trabajar mejor cuando se puede acceder a todo lo que necesitan con mayor rapidez y facilidad, dedicándole más tiempo a agregarle valor al negocio que a navegar en procesos obsoletos de TI o aplicaciones complejas.
El riesgo de no buscar una mejor experiencia del usuario corporativo también es muy visible. Seguramente escucharon hablar de shadow IT, que es el uso de tecnología no permitida en la organización. Hoy los empleados, sobre todo de las nuevas generaciones, tienen a su alcance el poder de buscar en su dispositivo herramientas que les resulten mejores a las que la empresa les da. Y esto implica tener totalmente expuesta la información corporativa clave en aplicaciones y herramientas que no cumplen con las políticas de seguridad.
Desde Citrix estamos convencidos de que el paso hacia una experiencia excelente de trabajo está relacionada a migrar hacia un espacio de trabajo móvil. Donde todas las herramientas y aplicaciones y su diseño simplifiquen la relación de las personas con la tecnología, la hagan más fluida y satisfactoria. Y por supuesto esto redunda en una mayor productividad, eficiencia y agilidad para llevar adelante los negocios de hoy, al acceder a todas esas herramientas y datos desde cualquier lugar y dispositivo.
Por eso, pensemos en la experiencia de usuario no como un detalle menor sino como una diferencia substancial que tiene un impacto real para el negocio. En este sentido, la experiencia tiene que ser pensada de manera integral, como un principio rector para el departamento de TI y debe estar apoyada por una estrategia de tecnología también integral.